¿Nos lanzamos?

Esta es una de las preguntas que quizás se estén planteando muchas empresas antes de dar el paso al mundo online, ¿lo hacemos o no?, ¿empezamos poco a poco?, ¿abrimos un perfil en Facebook y vemos qué pasa? Quizás sean cuestiones normales para empresas que llevan subsistiendo en el ecosistema offline desde hace décadas, pero desde mi humilde punto de vista plantearse así la inmersión es un grave error.

Ya no es una opción tener o no tener presencia online, porque aunque no quieras, estarás, tus clientes ya están y ellos hablarán de tu marca, controles tú el mensaje o no, te enteres de lo que dicen o no, ese será tu problema, un problema que antes o después tendrás que afrontar. Lo primero será saber qué se quiere conseguir, para después crear una estrategia, no basta con tener una web y perfiles en redes sociales. ¡Ya hay demasiadas marcas naufragando por la red! Así que si vas a dar el paso hazlo bien.

 

¿Qué cosas debes tener en cuenta?

1º – Tendrás que invertir dinero en publicidad, porque si no ¿cómo te conocerán?

2º – Saber cuáles son tus objetivos

3º – Ser consciente de que crearse una marca online, tener una comunidad de personas interesadas en tu mensaje y comprometidas, no es una tarea que se consiga en tres meses. En tres meses podrás ver que tienes seguidores, pero no te engañes, esta es una apuesta a largo plazo que probablemente te reporte más beneficios de los que te esperabas si se hace un buen trabajo.

4º – No dejar los perfiles sociales de tu marca en manos de alguien que no tenga experiencia. No basta con tener a alguien que vaya publicando mensajes en tus redes, eso no es tener presencia online, eso es una chapuza. Lo importante es que todo forme parte de una estrategia encaminada a conseguir unos objetivos definidos.

5º – Lo importante es la estrategia y la creatividad, puedes tener una idea buenísima y ponerla en práctica pero también debes saber establecer una nueva a tiempo, antes de cansar a tu comunidad con las mismas cosas. Lo poco gusta, lo mucho cansa.

6º – Tener medida. Aunque quieras promocionar y dar a conocer tus productos, no puedes enviar a tu comunidad únicamente mensajes promocionales, porque puede que pierdas seguidores tan pronto como los ganas. Tienes que implicarte con tu público, saber qué cosas le interesa y proporcionarle contenidos de calidad.

7º – El diseño importa. Todo entra primero por los ojos, luego ya veremos si es bueno o no, pero hay que llamar la atención y tener claro que nuestro público percibirá todo lo que publiquemos como parte de nuestra marca.

8º – Estudiar a tu competencia. Hacer un análisis previo de qué hace tu competencia en internet es imprescindible, por mucho que creas saber lo que tienes que hacer. Es más fácil no equivocarse cuando sabes a ciencia cierta qué les funciona a ellos, qué no, en qué redes sociales tienen presencia, qué cosas son las que motivan a sus seguidores, etc.

 

Son muchas más las cosas a analizar, depende siempre del sector y de los objetivos. Por esta misma razón es importante tener un plan de social media personalizado, marcando la estrategia y los tiempos, tener claros los objetivos y saber qué cosas serán las que nos hagan pivotar.

Si vas a crear tu presencia online, hazlo bien, contrata a alguien con experiencia y da el salto. Las medias tintas no funcionan en internet, hay demasiada competencia. 

Si crees que podemos ayudarte ¡no dudes en contactarnos!